Tiempos de coronavirus en Marruecos

/ marzo 21, 2020/ COVID en Marruecos, Otras historias para conocer Marruecos

De la lucha contra el coronavirus en la cultura de Marruecos.

Hoy que Marruecos también está en confinamiento, os explicamos algunas cosas en la línea de la defensa del virus en la cultura marroquí. Y es que hemos leído que el virus ataca aprovechando algunas formas culturales, como la manera de saludar, de tocarnos, de movernos en cada país.

Parecen días lejanos y en realidad fue la semana pasada cuando día tras día se fueron suspendiendo los vuelos con España, Francia y el resto de países. Marruecos trataba de aislarse al máximo pese a su carácter marcadamente hospitalario. No hay otra. Protegerse encerrándose, sobre todo cuando uno conoce sus debilidades. Esperemos que el clima y las altas temperaturas detengan la enfermedad y puedan llegar paliativos para otoño. Ya en Marrakech la semana pasada hacía estupendos días con algo de calor. 

Las cancelaciones de viajes programados empezaron a proliferar. El sector del turismo se quedó sin aire de golpe. Los ya pocos clientes que aún quedaban visitando el país corrieron a los aeropuertos para adelantar vuelos y poder llegar a casa directo a su país o pasando por terceros. Parece que van a haber ayudas para las empresas, pero se va a necesitar de las ganas de viajar de todos después para recuperarnos. 

Efectos del coronavirus en el turismo de Marruecos a parte, nos damos cuenta que el grado de contacto de la sociedad es también otra arma que utiliza el virus y otra barrera que superar. En Marruecos dos besos son para la persona que has visto ayer, y varios más entre encajadas de mano y besos a la mano constantes para saludar a quien hace unos pocos días más. ¿cómo combatir con esto en poco tiempo?

Esta semana ya se oían en los pueblos los responsables de distrito recorriendo las calles y recordando el confinamiento por el coronavirus ordenado en Marruecos justo después. Difícil de hacer entender a una sociedad en que es habitual visitar al vecino y a la familia para ver cómo están. Dónde se pasa a casa a charlar entre mujeres, o a hacer el té con la familia, salir a sentarse en los bares los hombres. Si el mensaje no llega bien a todo el mundo, se hace muy difícil impedir a alguien entrar en tu casa porque el otro no lo va a entender de otra manera que una falta de hospitalidad.

Así que ayer, siguiendo como siempre el ejemplo de Francia, se ha instaurado un certificado que uno debe llevar para salir de casa firmado y con los motivos permitidos. Por supuesto casi nadie tiene impresoras, así que se han repartido papeles casa por casa. Las multas serán elevadas, para hacer verdadera presión en no moverse. No hay otra forma de hacerlo entender a algunos.

Después uno reflexiona sobre sus propias costumbres, que dejan de ser transparentes de golpe. Sabéis que en la mayoría de casas se come de un solo plato, con la mano y un trozo de pan que reparte alguien. Normalmente hay un botellón de agua y un solo vaso que se comparte entre los comensales. ¿Como cambiar todo esto si uno no tiene síntomas y resulta que ya está infectado? Hay anuncios de que no se compartan los vasos entre grupos, pero está claro que no se va a empezar a comer con cuchillo y tenedor…

Esperanza

Estamos seguros que también aflorará lo mejor del carácter de cada país, y podremos contar casos de colaboración y ejemplo de los que sentirse orgullosos. El ministro ya felicitó a muchos por el respeto a las nuevas normas de comportamiento. Si algo tenemos es la capacidad de ayudarnos unos a otros, el altruismo y la generosidad. Seguramente haremos una segunda parte de este post dentro de unos días.

Estos días las tiendas de los zocos por los que muchos nos hemos paseado, están cerradas. Los hoteles, los restaurantes… Los artesanos no tienen que vender. Todo el sector turístico y lo que desarrolla, paralizado. El país entero, como tantos. Esperemos que vengan tiempos mejores, y con ellos de nuevos viajeros con ganas de descubrir otras culturas. Insha’Allah.

Entretanto, nos quedamos en casa, para protegernos a nosotros y nuestros mayores. Cuidate, cuidémonos entre todos. Os queremos ver de nuevo en las dunas de Marruecos.

Si quieres conocer otras historias para conocer Marruecos o nuestros tours en Marruecos continua aquí.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*